Onyx equinox de Sofía Alexander

La industria de la animación mexicana está bien representada internacionalmente
Miryana Márquez|20 de julio de 2021

La industria de la animación en México ha crecido en los últimos años. Así lo consideran Fernando de Fuentes, cofundador y CEO de Ánima Estudios, y José Iñesta, director del festival Pixelatl.

“Sin duda, se han consolidado más estudios de animación en México en estos últimos años con muy buenos resultados en festivales internacionales, además de empresas que prestan servicios de muy alta calidad” comentó de Fuentes. Para Iñesta “solo basta ver a los estudios que en el 2011 tenían tres empleados, hoy en día tienen 290 (120 de planta más 170 freelancers)” y el número de estudios también ha aumentado. “Hace diez años había estudios contados, y hoy hay muchas casas productoras repartidas por todo México”.

Según él, hay dos tendencias importantes en la animación en México en términos generales: lo primero es el incremento de la demanda de contenido animado por parte de las plataformas, y lo otro tiene que ver con la propiedad intelectual. Los estudios antena, comenta, no pueden con todas “las nuevas series o largometrajes que están solicitando las diferentes plataformas y están enfocados en producción de calidad para dotar de contenidos los canales, aunque mucho de este contenido no es propio. Los estudios se han enfocado en producir animación 2D para estos canales o para otros estudios internacionales. Este ha sido un gran cambio, anteriormente se dedicaban a hacer cortos o publicidad, y ahora trabajan en series y largometrajes por encargo”.

Agrega que, el segundo cambio y que empieza a ser tendencia, es que esos productores además están comenzando a desarrollar sus contenidos originales. “No me sorprendería empezar a ver nuevas propiedades intelectuales de la mano de nuevas figuras en la industria, como es el caso de Alejandra Pérez, la primera mexicana en dirigir un largometraje animado, Mi amigo el sol, de Fotosíntesis Media”.

De Fuentes también menciona que “la llegada de nuevas plataformas ha levantado interés de todo tipo de contenido mexicano, y la animación no es la excepción” y añade que los estudios de animación se han caracterizado estos últimos años por presentar propuestas que representan a la región, “ese corazón latino que nos acompaña, pero a la vez con alcance internacional. Se ha avanzado, insisto, en los servicios internacionales”.

Otro ejemplo es que en los inicios de Pixelatl solo estaban diez productoras mexicanas, “todas muy pequeñas, estudios de amigos, por así decirlo” comenta su director, mientras que en La Cumbre Pixelatl pasada, de las 60 empresas que había, “33 eran estudios mexicanos consolidados capaces de recibir líneas de producción nacional o internacional”.

Por su parte, de Fuentes sostiene que “el audiovisual mexicano está de moda, la animación está también aprovechando estas nuevas oportunidades que el mercado presenta. Cada vez se establecen más escuelas de animación digital en el país, muy necesarias para preparar a los futuros profesionales y artistas en animación”.

A juicio de Iñesta, “ahora se produce mucho contenido animado para los grandes estudios, canales y plataformas. Lo que podemos esperar en el mediano plazo es que haya más series y largometrajes mexicanos. Es decir, ya que los estudios internacionales empiezan a tener confianza en la industria mexicana y mandan más producción, también empezarán a buscar propiedades o tener en cuenta algunos estudios con los que ya hayan trabajado antes para poder lanzar contenidos para la audiencia latinoamericana (que es un gran mercado). Podremos empezar a ver más contenido como Onyx equinox, de Sofía Alexander, o Maya and the three, de Jorge Gutiérrez, que están dirigidos a nuestras audiencias, pero ahora también hechos por estudios mexicanos”.

Apunta que ya hay historias de éxito en este sentido, como Villanos, de Alan Ituriel, Toontorial, de Axur Eneas, Rey Misterio, de Viva Calavera!, y Los sustos ocultos de Frankelda, de Cinema Fantasma. “Así que esa será la evolución, más contenidos para nuestras audiencias, hecho en México, para nuestras audiencias. Un panorama muy esperanzador”.

Finalmente, al CEO de Ánima le parece que algunas productoras “deberían de consolidar esfuerzos. Siempre he pensado que juntos se podrían realizar proyectos de mayor alcance y más ambiciosos. Siempre serán bienvenidas nuevas empresas de animación, ya que propuestas diferentes siempre saldrán de estos nuevos participantes en la industria”.
https;