Diego Porral

Me da la sensación de que la industria de la animación está creciendo por todos lados, incluyendo la gente que quiere dedicarse a ello: Diego Porral, animador español
Miryana Márquez|07 de abril de 2021

El español Joaquín Garralda, creador de la animación Leopoldo en el bar, junto a su socio Diego Porral, cree que el crecimiento en la demanda de la animación se debe a dos factores: “El primero es una desestigmatización de la animación para públicos que no son solo infantiles. Se está produciendo contenido para adultos de una enorme calidad, y eso hace que personas que antes solo lo consideraban un medio para niños y niñas pequeñas, ahora lo consumen como cualquier otro”.

El segundo factor considera que es la oferta. “Hay varias tendencias como que, cada vez es más accesible y barata la tecnología para producir contenido, hay más talento disponible y gente dispuesta a apostar por ello. Si juntas los dos factores (más demanda, y más y mejor oferta) se crea un círculo virtuoso que va a seguir beneficiando a la animación para el largo plazo”.

En cuanto a la importancia de una generación joven de relevo en la animación, Porral siente que poco a poco se está eliminando “el estigma de las profesiones ‘prestigiosas’ como ingeniería, medicina o arquitectura (la cual yo estudié por sufrir de ese mismo estigma) y la gente joven se está dando cuenta de que se puede vivir de lo que a uno le gusta, y no solo de las profesiones clásicas, por llamarlas de alguna manera”.

Agregó que la animación cuenta con “un gran abanico de profesiones, todas ellas creativas, divertidas y en donde te encuentras rodeado de gente apasionada por su trabajo. Y, contrario a lo que se suele pensar, no hace falta saber animar o dibujar para dedicarse a la animación. Uno puede ser guionista, productor, modelador 3D, rigeador, dedicarse a la posproducción, y un sinfín más de trabajos ligados al cine de animación”.

Desde su punto de vista, entre todos los nuevos centros donde se puede estudiar animación, “todas las producciones nuevas que se están haciendo, y el uso de la animación en prácticamente cualquier producción cinematográfica (desde una película de Pixar a un anuncio cualquiera de coches) me da la sensación de que la industria está creciendo por todos lados, incluyendo la gente que quiere dedicarse a ello”.
https;