Realizada Conferencia de Autoridades de cine de Iberoamérica
31 de julio de 1997

Entre los días 16 y 19 de julio se llevó a cabo en la ciudad de Caracas la IV Reunión de Plenipotenciarios de la Conferencia de Autoridades Cinematográficas de Iberoamérica (CACI). Los trece países miembros, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, España, México, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela, junto a siete invitados más, discutieron temas relacionados con la Gerencia Audiovisual Contemporánea. De estos siete países invitados, Chile, Costa Rica, Uruguay y Canadá han manifestado interés por unirse al CACI mientras Portugal, Puerto Rico y Francia participan como observadores. NACIMIENTO La CACI nace como una organización internacional en noviembre de 1989 durante el Foro Iberoamericano de Integración Cinematográfica realizado en Caracas con el fin de unir esfuerzos para promover la producción, el desarrollo y la distribución de las diferentes cinematografías de la región y configurar una estrategia común para lograr un perfil regional sólido. Adjunto a la CACI, también se encuentra en Caracas la Secretaría Ejecutiva de la Cinematografía Iberoamericana (SECI), órgano ejecutivo a cargo de Abdel Güerere, Presidente del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), máxima autoridad gubernamental de la cinematografía venezolana. Unicamente el primer día del evento estuvo abierto para la prensa y el público general. Después de la conferencia “Las Megatendencias Audiovisuales” a cargo de Abdel Güerere, Presidente del CNAC, le siguieron las ponencias de los representantes de los 13 países miembros quienes reseñaron la situación actual de su cinematografía. Paralelamente, la Cinemateca Nacional colaboró con la proyección de una muestra de las últimas producciones iberoamericanas de España, Argentina, Brasil, Perú y otros países de la región, algunas junto a sus directores. Conclusiones Las ponencias del primer día sirvieron para informar acerca de la actividad del desarrollo cinematográfico en cada uno de nuestros países. Argentina, por ejemplo, celebró el éxito a partir de la nueva Ley de Cinematografía responsable del aumento de producción anual. Brasil gracias a los mecanismos de incentivo fiscal de la empresa privada que establece su Ley de Cine ha logrado los 40 estrenos nacionales. Por otro lado, España produjo 91 largometrajes en 1996. Durante las discusiones de los representantes que asistieron a la IV Conferencia de la CACI se concibieron soluciones como políticas para desarrollar la industria cinematográfica iberoamericana en distintas etapas: creación, producción, promoción, distribución, exhibición y educación audiovisual. En cuanto a creación se continuará incentivando la escritura de guiones de calidad y con orientación hacia el mercado. Para estimular la producción es necesario profesionalizar el montaje de proyectos y su viabilidad, buscar fuentes plurales de financiamiento provenientes del sector privado, incentivar la coproducción como mecanismo de financiamiento y apertura de mercados, propiciar la creación de un fondo multilateral de estímulo a la producción mediante el proyecto Ibermedia y finalmente lograr el carácter industrial del proceso de producción audiovisual. En el ámbito de promoción se continuará difundiendo el cine a nivel nacional e internacional mediante participación en festivales internacionales y mercados globales y la organización de muestras iberoamericanas de cine. También se realizarán estudios de demanda y proyecciones para evaluar las tendencias generales de los gustos y preferencias del público. Para lograr la efectiva comercialización de los filmes, la CACI se ha propuesto incentivar la distribución independiente de cine iberoamericano y apoyar el proyecto de distribución denominado La Red. Con el fin de aumentar la exhibición, se ha establecido la importancia de consolidar mecanismos que garanticen la presencia del cine iberoamericano en las pantallas de la región, crear circuitos alternos para la mejor formación del nuevo espectador y ampliar la oferta de exhibición nacional e iberoamericana obteniendo créditos del sector privado para erigir salas de cine comercial. El rol del Estado en la creación de productos audiovisuales en nuestros países es fundamental. Se anhela por medio de ciertas políticas fortalecer y ampliar las fuentes de financiamiento de los órganos del estado responsables del sector audiovisual captando ingresos del porcentaje de taquilla, porcentaje de alquiler y venta de video, porcentaje de ingresos de TV por suscripción, porcentaje de ventas de espacios publicitarios en televisión libre y la constitución de Fondos de Fomentos Regionales. Para el desarrollo de la educación audiovisual se propuso la formación de un nuevo público, inclusión del tema audiovisual en la educación formal, consolidación de mecanismos de alfabetización audiovisual y fomentar encuentros internacionales sobre educación formal con apoyo de organismos audiovisuales nacionales e internacionales. Con las conclusiones alcanzados y el establecimiento de nuevas políticas se espera dibujar el plan de acción para el desarrollo del cine Iberoamericano.
https;