Francisco Ramos, Verónica Velasco, Manolo Caro, JM Cravioto y Billy Rovzar

Realizadores mexicanos dan sus claves acerca de la producción local dirigida a las audiencias globales

Aliana González|12 de febrero de 2019


Cómo llegar a audiencias globales con contenidos realizados con claves locales y temas universales, fue el principal foco de conversación que reunió a los productores mexicanos Verónica Velasco, directora de Contenido y Producciones Originales de Argos, Manolo Caro, director de La casa de las flores, JM Cravioto, showrunner y director de Diablero, Billy Rovzar, CEO de Lemon Studios, moderado por Francisco Ramos, VP de Originales Internacionales para Latinoamérica y España de Netflix, en el marco del FORO Netflix realizado el martes 12 en CDMX.

Bajo el nombre Historias mexicanas, audiencias globales, una de las principales conclusiones es que las historias tienen que conectar emocionalmente con las audiencias, aprovechar la libertad creativa que ofrece Netflix y cumplir con las cuatro C de la plataforma: curiosidad, complejidad, conexión y claridad. “Si logramos contar una historia con esos elementos, tendremos una historia bien configurada” dijo Velasco.

“Hay que ser honestos con lo que creamos, para que esa honestidad se transmita y encuentre un público” enfatizó Caro, mientras Cravioto destacó el dinamismo que impuso Netflix a la industria. “No es cosa menor hablar de una plataforma global: es del tamaño del mundo literalmente. Implica gran complejidad, multiculturalidad, pluralidad, pluri o multidimensionalidad, compromiso y una gran responsabilidad. No importa el lugar donde se genere una idea, lo que importa es la fuerza que tiene” apuntó Velasco.

“Netflix lo que logra es tener un lanzamiento en el mundo entero, lo que antes era imposible” agregó Rovzar, quien comentó que es como si se hubieran entrenado durante años haciendo cine para alcanzar este momento.

“Entre más específico y más de nicho, es más probable que la historia encuentre un público diverso” dijo Francisco Ramos. Aunque en realidad, según opinión de Cravioto, no hay claves. “Hay que estar abierto a todas las posibilidades y ser flexibles. Hay que estar abierto a que te pase un accidente”.