“No todo el que está utilizando el cable en forma ilegal es porque no puede pagarlo”, puntualizó Suárez

Suárez de CADiSSa: “La piratería nos daña desde cualquier lugar que venga”
30 de julio de 2004

(Ezequiel Iacobone, Buenos Aires). Cuando los medios se refieren a la piratería en la televisión paga, generalmente se suele escuchar la voz de los cableoperadores, los que más sufren las consecuencias del accionar de los comúnmente llamados “colgados”. Pero se sabe bastante menos de la opinión de los programadores. Por este motivo no deja de ser oportuno consultar a las entidades que las reúnen. En ese sentido, la Cámara Argentina de Distribuidores de Señales Satelitales (CADiSSa) es una pionera entre sus pares del continente. La cámara reconoce la gravedad del problema, pero prefiere dividir la piratería en tres grandes vertientes: los que reciben el servicio sin pagar, los cableoperadores que toman las señales en forma ilegal y la distribuyen entre sus suscriptores, y los que, utilizando artefactos varios, logran acceder a los canales codificados. Eduardo Suárez, gerente de CADiSSa, habló con produ.com y enriqueció estos conceptos. El directivo explicó que la cámara está realizando acciones judiciales a cableoperadores que emiten señales al margen de la ley. "Esto comenzó con un buen trabajo en Paraguay y con varias acciones en Argentina -dijo-. Ahora estamos comenzando a trabajar en Chile, donde contratamos a un estudio de abogados que está actuando contra dos cableoperadores que se defienden con argumentos insostenibles". Suárez adelantó que CADiSSa también firmó un acuerdo con DIRECTV y con la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC) para intercambiar información. "Nos aportamos datos mutuamente y así sabemos hacia dónde dirigirnos y qué acciones debemos llevar a cabo. Hay un honesto intercambio de información y una muy buena voluntad de las partes. En definitiva: a las señales la piratería nos daña desde cualquier lugar que venga, a DIRECTV la perjudica por el uso indebido de sus equipos, y ATVC no quiere apañar a los cableoperadores que utilizan señales a través de algún subterfugio". A la hora de elegir un modelo rector en la lucha contra la piratería, Suárez prefiere distinguir a Chile "porque están trabajando bien y estableciendo algún tipo de medidas de contralor de sus propios abonados". Y en lo referente al perfil social de los que roban cable, el ejecutivo coincide con la mayoría de los entrevistados. "Acá hay una cuestión muy significativa: no todo el que está utilizando el cable en forma ilegal es porque no puede pagarlo. Sabemos que se usa en barrios cerrados y en lugares de buen poder adquisitivo. Es una mala costumbre social". Con respecto al trabajo conjunto con otras entidades, el gerente de CADiSSa recordó la cooperación con TAP Latin America, una asociación comercial que representa a 26 redes regionales de cable en toda Latinoamérica y el Caribe. "Estamos trabajando en continúa comunicación y de alguna manera nos dividimos los campos de acción: CADiSSa actúa en Argentina y los países limítrofes, y un poco más si es necesario, y TAP opera desde el norte. Por ejemplo, ahora están colaborando con la campaña que hacemos en Chile y nos dan soporte de todo tipo". Pero para Suárez, todos estos intentos pierden parte de su significado sin la existencia de una ley que deje en claro que robar cable es un delito. "Hacemos lo que se puede, pero lo que realmente necesitamos es que, de una vez por todas, los poderes públicos nos den una ley que sea muy clara. Había un proyecto de clandestinidad más amplio que se aprobó en la Cámara de Diputados y que luego se frenó porque tocaba algún tipo de interés. Si hubiese sido aprobada, la parte que nos toca a nosotros hubiera especificado que, tanto el que se cuelga del cable, como el que compra un aparato ilegal para captar una señal codificada o el cablero que toma un canal que no paga, todos están cometiendo delito. Llegamos a tener sentencias en función de la asimilación de delitos, como el fraude, pero si estuviera estado tipificada hubiera sido más fácil".
https;