Germán Gómez, consejero adjunto, y Ariana Solís, directora de Estrategias de Comunicación, ambos de Hogan Lovells

WICT México promueve la reflexión sobre influencia de los sesgos negativos en el acceso de la mujer al poder
Aliana González|21 de septiembre de 2018

Con ponencia de Germán Gómez, consejero adjunto, y Ariana Solís, directora de Estrategias de Comunicación, ambos de Hogan Lovells, WICT México, Mujeres en Medios, realizó un desayuno de trabajo con sus asociados sobre los sesgos inconscientes y sus potenciales efectos negativos en el ámbito laboral.

“La poca participación de la mujer en puestos de trabajo, sobre todo en posiciones de liderazgo, puede tener que ver con los sesgos inconscientes” afirmó Gómez, tras revelar lo que demuestran varios estudios: que estos sesgos o prejuicios existen e influyen en comportamientos, sin que las personas se percaten de ellos.

“Se desatan respuestas automáticas. El cerebro, para ahorrar tiempo y energía, arregla pensamientos automatizados, muchos de los cuales se forman en la infancia, son parte de recuerdos o experiencias vividas. Hay una predisposición sin control consciente generada por creencias, actitudes y comportamientos” explicó Gómez.

Estas preferencias o evaluaciones, que puedes ser favorables o desfavorables, influyen en el comportamiento de las personas. Ariana Solís explicó que en México, solo el 13% de las mujeres ocupan posiciones de alta dirección en empresas, frente al 87% de los hombres que sí lo hacen. 

Valeria Ortigoza, VP de WICT México, recibió a los asistentes y recordó el trabajo que esta organización viene haciendo para tomar conciencia sobre cómo la diversidad aporta valores al negocio, sobre todo en el de la industria de la TV y la importancia de que la mujer acceda cada vez más a puestos de toma de decisión en los medios de comunicación.
https;