La campaña fue desarrollada por creativos con autismo y síndrome de Down

La marca colombiana GEF apuesta por la neurodiversidad en su más reciente campaña

28 de julio de 2019


Diseñadores profesionales, ilustradores, creativos con autismo y síndrome de Down sacaron provecho de sus diferentes formas de pensar para darle vida a la nueva campaña de GEF: “Yo me gusto mucho”.

Todos ellos, miembros del estudio creativo La Casa de Carlota, lideraron este proyecto inspirándose en un mensaje: Yo me gusto mucho. Esta combinación extraordinaria de talentos es lo que llaman “neurodiversidad” y es el motivo por el que La Casa de Carlota es un estudio de diseño único en el mundo. En su trabajo, GEF encontró la oportunidad para invitar a Colombia a celebrar la belleza de nuestras diferencias como individuos y el amor propio.

A través de un ejercicio de autorretratos, La Casa de Carlota creó tres personajes, cada uno con su propia historia. Son seres extravagantes que no paran de bailar, se mueven sobre ruedas de bicicleta, viven en su propio mundo y están hechos de puro color. Lo más importante es que saben lo que son y se aman a sí mismos. Estos seres coloridos se plasmaron en las nuevas bolsas de tela de GEF. Además de ser objetos que disminuyen el consumo de empaques plásticos, los creativos querían que cada cliente pudiera llevar consigo algo de imaginación y poesía cotidiana.

“Con esta colaboración, GEF reafirma su amor por la diversidad y su apoyo a los proyectos creativos de impacto positivo en el país. Esta es solo una de las iniciativas que la marca adelantará en 2019 para promover la creatividad como vehículo de cambio social” afirman desde la marca.