Ezequiel Buchbinder, co-managing director de Grupo Starbrands México

OPINIÓN- Branding 3.0

21 de febrero de 2018


“El verdadero propósito de las marcas es servir a la gente”.

A veces la presión por apuntalar las ventas nos hace dejar en segundo plano la construcción de nuestras marcas. Es tal la necesidad de llegar antes que la competencia para atender las oportunidades que van emergiendo, que cada vez se nos hace más difícil a los mercadólogos mantener a las marcas sobre su verdadero eje. Muchas marcas se han perdido a sí mismas en el camino y enfrentan el reto mayor de volver a ser relevantes, mientras crece la presión por vender.
 
¿Cómo le damos vuelta a esto? Simplemente recordando que las marcas son como las personas, tienen su propia personalidad y una razón para estar aquí. Sobre ese eje, tanto las personas como las marcas van desarrollando su expertise, no porque quieren vender, sino porque aman lo que hacen y con ello provocan una diferencia en la vida de la gente.
 
En otras palabras, una marca —o una persona— que se olvida de su propósito, pierde contacto con su consumidor y deja de estar a la vanguardia en ese campo. Así se pierde a sí misma… se estanca.
 
Viéndolo de esta forma, la solución es simple: la marca debe recordar su propósito, que es servir a la gente en lo que siempre le ha apasionado. Debe recuperar esa ambición, conocer a sus consumidores para detectar dónde puede hacer una mayor diferencia en su vida, y actualizar su expertise para retomar la vanguardia. Hoy hay herramientas muy rápidas y prácticas para lograrlo.
 
 Y las ventas llegarán como consecuencia.

Por
Ezequiel Buchbinder
copresidente Starbrands

https;