Laura Miñarro 

Laura Miñarro de Buendía Estudios: Hay que ser creativos con las historias y los modelos de negocios
Flor Singer|28 de junio de 2021

Agrupar bajo el paraguas de Buendía Estudios las capacidades de Movistar y Atresmedia ha sido una apuesta clara de la industria para competir en un mercado cada vez más reñido. Hace un año que se anunció esta asociación que, según Laura Miñarro, VP Internacional de Negocios y Coproducciones de Buendía Studios, les ha permitido “ser flexibles y trabajar como un ecosistema. Hay que ser creativos no solo con las historias, sino también con los modelos de negocios”.

La estrategia que busca expandirse en plataformas y territorios ya tiene algunos resultados. Produjeron La cocinera de Castamar (12x50’) y Veneno (8x50’) para el Grupo Atresmedia —fuera de España disponibles en Netflix y HBO Max respectivamente— y La templanza (10x50’), la adaptación de la novela de María Dueñas, para Amazon.

“Tenemos muchísimos proyectos que vamos a estrenar en el mercado internacional y estamos explorando nuevos modelos de coproducción” comentó Miñarro durante uno de los keynotes de inicio de la quinta edición de Conecta Fiction.

La ejecutiva opina que el boom que vive la ficción española es algo que se ha labrado con el tiempo. “El éxito que tiene la ficción española viene de una larga experiencia. Durante años, los creativos y el talento español estaban haciendo productos para cubrir necesidades del mercado doméstico, pero entendieron que era importante exportar el contenido. Y el contacto internacional ha sido valioso para saber qué puede funcionar en otras fronteras”.

Así, la producción de historias con elementos universales basadas en personajes y la adaptación de la duración de los episodios, de los 70 minutos tradicionales de la TV española al promedio de 45 minutos o menos, dieron cancha al contenido producido en ese país, en opinión de Miñarro. “Esa experiencia de la globalización de la audiencia sacó a la luz lo que ya estaba pasando a nivel territorial”.

Entre las tendencias, Miñarro identifica que las coproducciones se han hecho más orgánicas. “Antes era la historia del español que iba a Sudamérica o viceversa. Ya no. La audiencia está acostumbrada a ver contenidos que no tienen que ver con su país y no puede haber justificación forzada entre los territorios para crear la historia”. De ahí que esté teniendo mucho interés el contenido basado en hechos históricos y las biografías.

Miñarro es de las que cree que la entrada de más jugadores y plataformas a la industria redundará en un mejor contenido. “Eso va a ser combustible para las productoras que vamos a terminar haciendo contenido de más calidad. Hay que entrar a nuevos players”.
https;