TELEVISIÓN

Marcela Citterio de The Orlando Books: La huelga fue un recordatorio de que los escritores deben ser valorados

25 de septiembre de 2023

Marcela Tedesco

Chiara Marcela Citterio

La huelga de escritores en EE UU, que
se está acercando a su fin, ha logrado visibilizar la precaria situación laboral
de quienes escriben los libretos de tantas ficciones que alimentan las
pantallas.

 

La escritora argentina Marcela Citterio,
quien hace poco más de un año fundó la editorial The Orlando Books, aseguró que
en sus tres décadas de experiencia en televisión ha aprendido que la calidad y
la integridad creativa son la esencia de los contenidos duraderos y
significativos. “Sin embargo, cuando se trata de recortes y concesiones,
tristemente es el escritor quien a menudo lleva la peor parte. Esta realidad es
especialmente dolorosa porque son los escritores quienes dan vida a las
historias que cautivan a las audiencias. La rentabilidad es, sin duda, una
consideración crucial en cualquier negocio, pero no debe lograrse a expensas de
comprometer la visión y voz del creador. La huelga que ya se está terminando, fue
un recordatorio de que los escritores, los verdaderos artesanos detrás de las
historias que amamos, deben ser respetados y valorados. En un mundo donde la
tecnología y la inteligencia artificial están cambiando el paisaje, nunca ha
sido más esencial proteger y priorizar la voz humana auténtica en la narrativa.
Porque, al final del día, son esas historias contadas desde el corazón las que
realmente resuenan y perduran en el tiempo. Y los escritores somos quienes
damos vida a esas historias” subrayó la autora de Patito feo, Heidi, bienvenida a casa, Mirada indiscreta
y tantas otras historias.

 

Para Citterio, la IA cumple la función
de una herramienta que el escritor debe equilibrar y usar a su favor. Su
editorial The Orlando Books está preparando un proyecto que incluye IA: “Si
logro realizarlo, nos va a dar trabajo a los autores. Los escritores ponemos la
pasión y el alma en nuestro trabajo, la chispa que enciende la magia de una
historia siempre será el corazón humano y comenzará con nuestra página en
blanco” subrayó.

 

The Orlando Books, de hecho, nació
para darle a los escritores emergentes una plataforma donde sus voces fueran
valoradas y sus historias respetadas. La inspiración fue su hija, Chiara
F. Citterio, quien comenzó a escribir prácticamente en la adolescencia y hoy,
en sus 20 años, tiene tres libros publicados.

 

“No es solo un negocio, es una
misión para empoderar a escritores y darles las herramientas que necesitan para
tener éxito” subrayó Marcela Citterio.

 

A esta misión se suma el peso que tiene en el mercado actual presentar una historia completa más que una idea. “Un autor
de televisión tradicionalmente se acerca con una idea, un concepto que aún está
en su infancia y puede ser moldeado y modificado en función de las demandas del
estudio o la plataforma. Pero un libro, una obra ya escrita, habla de un arco
de historia, de un compromiso con una visión y una dirección. Ofrece un
esqueleto más robusto y articulado del mundo que el creador ha imaginado. Esto
no significa que el contenido de un libro sea rígido o inflexible, al
contrario, un libro puede adaptarse y moldearse según las necesidades del
cliente, pero viene con una fuerza inherente”.

 

Además, un mercado repleto de
contenidos necesita curaduría y una editorial puede ofrecer no solo cantidad sino calidad. Citterio
sostiene que las editoriales no están limitadas al mundo impreso, sino que pueden
explorar nuevos formatos y medios. “Así, lo que comenzó como un proyecto
centrado en brindar oportunidades a escritores rápidamente se transformó en
algo más grande. Comprendí que había un espacio en el mercado para una
editorial que realmente se preocupara por sus autores, que entendiera sus luchas
y aspiraciones, y que estuviera dispuesta a adaptarse y evolucionar en
respuesta a los cambios en la industria”.

 

La editorial
ya tiene diez libros publicados, entre ellos Quemacoches, de Bernardo Beccar Varela, Casi amor y Jefa a los 17, de Chiara F. Citterio; No somos el principio de Ginnie Forcher; La chica que no quería ser princesa, de Marcela Citterio; Coral, encantada, de Florencia Vaccari; Qué no harías por tu mejor amiga, de Claudia Morales. Pronto se lanzará su undécima obra literaria. El catálogo
superó los 35 títulos y diez ya han sido elegidos por distintas productoras para
llevar a la pantalla.