TELEVISIÓN

El cine hecho dentro y fuera de Venezuela despunta en festivales y plataformas

3 de abril de 2024

Simón, la ópera prima del venezolano Diego Vicentini, llegó a Netflix hace un mes

Este año una película venezolana entró al catálogo de Netflix. Uno de los primeros aterrizajes de contenido de Venezuela en la plataforma top de streaming. Su llegada tuvo detrás una racha de exitosas exhibiciones apoyadas en la enorme diáspora —cerca de 8 millones de venezolanos han emigrado por la crisis en el país— que es mercado y también público para este contenido.

Esta película ha marcado un hito en la historia reciente del venezolano y se ha convertido en una referencia de promoción y distribución para otros autores.

Al igual que Simón, otras película como Relatos del Exilio y Mi tía Gilma, con distintas facturas e inquietudes cinematográficas, son historias en las que ese éxodo comienza a mirarse en el espejo. Pese a la profunda crisis que se vive en Venezuela, que apagó su vigorosa industria audiovisual local y terminó por suspender los apoyos financieros del país a importantes fondos de producción como Ibermedia, ha propiciado oportunidades para el cine independiente que cada vez más va tejiendo nexos de colaboración gracias a la migración.

Este año ha comenzado con éxitos para los realizadores venezolanos. Simón estuvo nominado a los Goya y supera millones de vistas en Netflix. Claudia Pinto se llevó el Goya a la Mejor Película Documental por Mientras seas tú el aquí y ahora, de Carme Elías. También hubo venezolanos nominados en los Independent Spirit Awards de EE UU.

Tras la pandemia y el empeoramiento de la economía, las salas de cine en Venezuela comenzaron a recuperar muy lentamente taquilla. Simón atrajo una cifra récord de espectadores para el cine local con más de 110 mil asistentes a las proyecciones, para un sector que una década llegó a sumar 30 millones de espectadores anuales.

En 2023 se estrenaron 22 películas nacionales, un número importante contando que no hay estímulos ni inversión estatal en la producción. Algunos de los títulos estrenados el año pasado que están rodando en festivales y buscando nuevas ventanas de difusión son Machera, de Jackson Gutiérrez; Mónica entre el cielo y la tierra, de Giovanni Gómez Ysea; La jaula, de José Ignacio Salaverría; La caja, de Lorenzo Vigas; Despedida de soltera, dirigida por Alexmir Dordelly; Yo y las bestias, de Nico Manzano; Llamada privada, dirigida por Gabriel Ng y Alex Bries; Contacto, una película peruana pero la dirigen las venezolanas Marité Ugás y Mariana Rondón; La chica de alquiler, de Carlos Caridad Montero; Amor en el aire, de Carlos Malavé; e Historia de amor fúnebre, de Carlos Labbad. Además, recientemente las películas de terror La casa del fin de los tiempos y El Exorcismo de Dios fueron remasterizadas y estrenadas nuevamente, liderando la taquilla.